Enredarme para aprender

Ninfa Pérez

Diseñar, engancharse, aprender. Parte 2

1 comentario

…Inicia en Parte 1

La metacognición

La metacognición según la Wikipedia “se presenta como el pensamiento estratégico para utilizar y regular la propia actividad de aprendizaje y habituarse a reflexionar sobre el propio conocimiento”

En otras palabras es vivir de manera consciente el aprendizaje de tal forma que el sujeto se da cuenta que algo nuevo está articulándose a su experiencia anterior, le invita a replanteársela y lo sitúa de una manera distinta a partir de ahí (Matus, 2003) Se puede decir que es un estado reflexivo que nos permite ver incluso las situaciones más cotidianas como oportunidades de aprendizaje.

Por su parte Muria (1994) la define como “una tendencia general o predisposición para analizar, tanto las tareas como las respuestas y reflexionar sobre las consecuencias de las respuestas.”

Osses (2008) completa el panorama haciendo una distinción entre el conocimiento metacognitivo y el control metacognitivo. El primero tiene que ver con “saber qué”, es un conocimiento de tipo declarativo. El segundo tiene que ver con el proceso, con “saber cómo” y se relaciona con el aprendizaje autorregulado. Ambos están relacionados entre sí y son importantes para el aprendizaje.

Teniendo esto en cuenta, la metacognición resulta una habilidad importante en los procesos formativos debido a sus aportes para “aprender a aprender”, avanzar a la autonomía y autorregulación. Todas habilidades importantes en la sociedad del conocimiento y el aprendizaje.

Será importante tener en cuenta este elemento al momento de diseñar o rediseñar las propuestas formativas pertinentes.

Brecha cognitiva, más allá de la brecha digital

Finalmente, hay un elemento que se encuentra más relacionado con la cultura digital propiamente y es la brecha cognitiva.

Durante mucho tiempo autores alrededor del mundo han planteado la brecha digital como un fenómeno que influye directamente en la apropiación de las tecnologías en la vida cotidiana y profesional de los seres humanos, teniendo en cuenta elementos como el acceso inequitativo a las tecnologías, la información y el conocimiento, las clases socioeconómicas divididas y por tanto con distintas posibilidades de adquirir o utilizar estas herramientas, entre otros.

Ahora sin embargo, se habla de otro tipo de brecha que más allá del acceso restringido al conocimiento, y tiene que ver con tener acceso real a la información, saber qué hacer con ella y tener la capacidad de convertirla en conocimiento, que a su vez se pueda traducir en beneficios tangibles (Tello, 2008)

En palabras de Grisales (2011)

La brecha cognitiva en términos generales, hace referencia a las diferencias en la capacidad de asimilar y utilizar las TICs de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización y capacidad tecnológica… son las clases menos favorecidas las que menor cantidad de información reciben, y no porque ésta no esté a su alcance, sino, porque muestran menor destreza receptiva, y mayor dificultad de comprensión, circunstancias que, en consecuencia, generan una auto-privación informativa lo que hace realmente desalentador el tema de la brecha cognitiva es el hecho que las desigualdades de clase en la recepción de la información acentúan las posiciones de poder, en la medida que la privación de conocimiento incrementa la incertidumbre y la inseguridad, y en esta medida la brecha tiende a crecer, de modo que a medida que crecen las posibilidades de obtener información y conocimiento, la probabilidad de que aumente la diferencia de conocimiento es mayor.

Es pues una cuestión de apropiación más que de acceso. Si bien en nuestro contexto institucional específico este tipo de brecha no surge necesariamente de las diferencias socioeconómicas, sí se vive en muchos casos un cierto alejamiento/resistencia al uso tecnológico, una especia de “auto-privación” informativa como dice Grisales, por parte de algunos participantes. Y ahí me surge la pregunta, ¿cómo podemos atenuar la brecha cognitiva en nuestros procesos formativos, de tal forma que se amplíe la zona de desarrollo próximo de quienes participan? Si el factor socioeconómico no es el primordial causante de este tipo de brecha en nuestro contexto específico, ¿cuáles otros factores influyen? ¿cómo podemos identificarlos? ¿atenderlos?

Cierre parcial… continuará

A partir de esta exploración encontré muchos elementos interesantes sobre cómo aprendemos, algunas características biológicas que nos disponen o no al aprendizaje, habilidades y tips a tener en cuenta durante el diseño de situaciones de aprendizaje en red o no.

Creo que a partir de aquí toca continuar la exploración de estrategias mucho más concretas para aterrizar esta información, revisar de manera más consistente las prácticas previas y experimentar en situaciones reales algunos nuevos modos “informados”. Así mismo, echarme un clavado a otros temas que quedan en el tintero como la sociedad del aprendizaje, ambientes de aprendizaje en un contexto red, entre otros. El reto continúa, pero me emociona =)

Referencias:

  • Flores, L.E. (2010) “El placer de aprender” en Revista Electrónica Educare, Vol. XIV No. Extraordinario, pp.41-47. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/1941/194115343004.pdf
  • Grisales, N. (julio-diciembre, 2011) “La brecha cognitiva: Una realidad educativa que va más allá de la brecha digital entre las instituciones urbanas y rurales de Manizales” En Revista Latinoamericana de Estudios Educativos (Colombia), vol. 7, núm. 2, pp.37-56. Recuperado de:
    http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=134125454004
  • L´ecuyer, C. (2014) La educación en el asombro: un enfoque nuevo (o no tan nuevo) en el aprendizaje. Recuperado de: http://www.monpetitgava.org/wp-content/uploads/traduccion_wonder_-approach.pdf
  • Matus, B. (2003) “El gozo y el asombro de aprender: los procesos metacognitivos como vivencias que acercan a la utopía”. En Polis Revista de la Universidad Bolivariana, vol.2 6. Recuperado de: https://polis.revues.org/6447
  • Medina, J. (2011).Exprime tus neuronas. 12 reglas básicas para ejercitar la mente. Barcelona: Gestión 2000, Grupo Planeta.   [Título en inglés: Brain Rules]
  • Mora, F. (2013) Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama. Madrid: Alianza.
  • Osses, S. & Jaramillo, S. (2008) “Metacognición: un camino para aprender a aprender”. En Estudios Pedagógicos XXXIV, No.1, pp.187-197. Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=173514135011
  • Palma, A.M. (s/a). “Intervención educativa: Curiosidad, posibilidad para aprender por descubrimiento en el J. N. LIC. Benito Juárez, San Cristóbal Huichochitán” En X Congreso Nacional de Investigación Educativa. Recuperado de: http://www.comie.org.mx/congreso/memoriaelectronica/v10/pdf/carteles/1393-F.pdf
Anuncios

Un pensamiento en “Diseñar, engancharse, aprender. Parte 2

  1. Pingback: Diseñar, engancharse, aprender . Parte 1 | Enredarme para aprender

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s